Autor: Fidel Azarian

Los debates en torno a la prostitución se vinculan a una innumerable cantidad de tópicos: la política, la ética, el derecho, las cuestiones urbanas, los problemas de género y sexualidad, entre otros. Por otra parte, la prostitución es, desde hace varios años, uno de los temas más urticantes y polémicos al interior del feminismo, al punto que lo ha pidido en (al menos) dos grupos irreconciliables: anti prostitución o abolicionistas versus pro prostitución o pro sexo. El nivel de radicalidad y enconamiento del debate es tal que hasta el modo de nominar la comercialización de servicios sexuales supone un posicionamiento al respecto. Así es como hay quienes afirman que las prostitutas son sujetos políticos con capacidad para asumir en primera persona su propio destino, refiriéndose al trabajo sexual como una actividad libre y voluntaria; y hay quienes dicen que no hay prostitutas sino personas prostituidas sobre las cuales pesan las estructuras del capitalismo y del  patriarcado. 

 

[Leer la ponencia completa]