Autor: Fidel Azarian

El programa neoliberal de privatización de empresas públicas desarrollado en la Argentina durante la década del noventa incidió decisivamente en la consolidación de un modelo concentrado en lo económico y excluyente en lo social, funcional a la acumulación y reproducción del capital a favor de un número acotado de grandes actores económicos (Azpiazu y Basualdo, 2004). Hacia 1989 -año en que se promulgó la Ley 23696 de Reforma del Estado- se había logrado imponer tal consenso respecto al rol del Estado en la economía que desprenderse de los servicios públicos implicaba a la vez acabar con la inflación, con la crisis del sector externo, con el exceso de burocracia y con la falta de productividad (López y Felder, 1999 en Nahón, 2006). 

 

[Leer la ponencia completa]